UK via Mash II

image

{Frase importante para la vida}

Liverpool

Liverpool no goza de una buena reputación. Fuimos tres días, solo un día completo en realidad porque llegamos de noche y nos fuimos al mediodía, y fue lo justo y necesario. Consideramos ir menos días a York para poder también conocer Manchester (cosa que con el diario del lunes recomendaría) pero resolvimos que no.

Ninguna persona conocida nos dijo que Liverpool era divino o que teníamos que ir sí o sí. Incluso algunos nos preguntaban por qué íbamos, creo que una vez que estás allá hay que visitarla porque es una ciudad con una historia interesante. Además queríamos ir “bajando” hasta llegar a Londres, excepto Manchester y algún paseo por el día, pudimos hacer bastante del norte y Liverpool era una parada sensata.

image
image

Llegamos de noche y fuimos caminando de Liverpool Lime Street hasta el hostel y de ahí metimos taxi al Anfield para ver Liverpool-Chelsea. Vivimos la experiencia completa: nos compramos bufandas (obvio, incluso nos regalaron un gorro solo porque se había caído al piso, aka Proper as it gets) y comimos algo en los carritos de la puerta. También nos tomamos una pinta en el bar de en frente que estaba explotado de gente cantando el himno y canciones de hinchada, cuya semántica es envidiable (parece que se estuvieran insultando entre CEOs de empresas multinacionales).

image

Las entradas a las que se puede acceder son reventas de portales online, las únicas originales son de la página de Liverpool  y son imposibles de conseguir. El tema es que los hdp te cobran 200 libras más tranqui, no estuvo bueno enterarnos de que nos habían robado de tal manera pero no opacó la experiencia de ir, que fue muy buena. Después del estadio comimos una pizza cerca del hostel que resultó ser una zona muy movida, la pizzería estaba llena de jóvenes bajoneando a la vuelta del baile (un martes, a las 00:00).

Tuvimos la suerte de que el día completo que pasamos ahí fue divino, tremendo sol y ni tanto frío. Tuvimos el clima de la suerte casi todo el viaje. Aprovechamos para hacer el free walking tour y caminar por la ciudad. El tour de Sandemans estuvo bueno especialmente porque la guía, Portia, era lo máximo.

image
image

Nos quedó pendiente la ida al Merseyside maritime museum, que te llevan por una parte de la ciudad bajo tierra y otro museo muy interesante con la historia de la esclavitud (International Slavery museum) pero ya no había lugar para hacer los recorridos a la hora que fuimos.

image
image
image
image

Post tour teníamos que decidir si ir a la catedral o la catedral metropolitana. A pesar de que mi abuela nos había recomendado ver el “Cristo en caoba” que está en la metropolitana, nos decidimos por la catedral y estuvo buenísimo. Subiendo dos ascensores y unas escaleras tenés una vista espectacular de la ciudad que no tiene desperdicio.

image
image
image

Cenamos en una calle divina, Bold Street, llena de lugares tan lindos que no sabíamos a cuál entrar. Optamos por The italian club Muy rico y a precio  razonable. Después tomamos algo en The shipping forecast, muy lindo bar.

image

El último día salíamos de Lime Street a Londres a las 13:00 entonces queríamos pasear en la mañana por la ciudad vieja y quizás entrar a la Biblioteca Nacional, que nos habían recomendado en el tour y es en frente a la estación, pero físicamente tengo 99 y no nos dio el tiempo porque SUEÑO.

No sé si volvería a ir pero me sorprendió gratamente la ciudad. No entiendo nada cuando hablan, es bastante gris pero tiene una historia interesante y hay mucha referencia a los Beatles (duh), aparte no deja de ser el Reino Unido así que siempre algo voy a rescatar por ser tan fan.

En el tren yendo a Londres nos encontramos con el chiste más brit del viaje. Exhibit W de que los ingleses la rompen: la tapa del water del baño decía algo así como: no arrojar pañales, papel, toallas higiénicas…ni a tu pez, las cuentas y recibos, el buzo de tu ex, tus sueños. Esto engloba lo que me pasa con esta gente, son witty hasta en los detalles en los que no es para nada necesario serlo. Lo máximo.

Souvenir: Un “diccionario” para entender Scouse.

To eat – Liverpool

The italian club donde elegimos ir en Bold Street.

Bold ST  la calle con onda y muchas opciones.

En el Tate a la hora del almuerzo hay una promoción a tener en cuenta de soup+sandwich.

The shipping forecast: bar muy muy lindo.

Londres

image

{Buckingham}

No me alcanzan las palabras para referirme a esta ciudad. Tiene algo tan especial, conjuga pasado y presente como ninguna otra y siento que, aunque me falten muchísimos lugares por recorrer, en ningún lado me voy a sentir tan bien. La gente y el lugar tienen un poder sobre mí.

Ambos conocíamos entonces todas las cosas típicas que hay para ver ya las habíamos visto.  Estuvimos diez días que es muchísimo tiempo, podríamos haber ido a Manchester, haber ido menos días y visitar Irlanda pero no. Decidimos estar 10 días ahí y aún nos quedaron cosas por ver.

image

La primera noche de todo el viaje dormimos en un hostel en la zona de Bloomsbury, cerca del museo británico, porque salíamos deKing’s Cross a Edimburgo a las 8:00 am. Ese día paseamos por la zona, y cenamos una picada típica – mini pies, fish and chips, etc.-  en un pub típico (Friend at hand).

Nos quedamos en la zona de Paddington, súper recomendable porque es cerca de todo y hay muchos lugares para comer. Llegamos de tarde así que el primer día fuimos caminando por el Hyde Park hasta Oxford Street a sacarnos de encima el día de compras. De noche nos dispusimos a encontrar nuestro pub de cabecera que resultó ser The Victoria.

Nuestro primer día oficial nos fuimos a Covent Garden que es el punto de partida del tour Sandemans. Llegamos muy temprano entonces aprovechamos para pasear por Piccadilly antes. Nuestra guía, Rachel, era efusiva, hiperactiva y muy teatral entonces, a pesar de que ya conocíamos la zona (el tour gratuito te lleva por Westminster abbey, Big Ben, Buckingham palace, Trafalgar square; lugares muy típicos) fue divertido. Me pareció excesivamente largo pero probablemente haya sido porque Rachel nos hacía actuar en cada parada.

image
image
image

Terminamos muertos y famélicos así que después de comer en Pret A Manger paseamos un poquito por Soho y volvimos a Paddington. Caminamos un montón en general y nos movimos siempre en subte porque es demasiado fácil como para no hacerlo. Cenamos comida griega en Kolossi –DELICIA-  uno de los muchos restaurantes de la zona del hotel.

Al otro día fuimos caminando para Notting Hill, nos llovió una parte del camino pero para cuando llegamos ya había salido el sol. Ambos conocíamos pero nos sorprendimos para bien de lo grande que encontramos Portobello. Yo lo recordaba un poco más chico. Recorrimos y compramos algún regalo pero por supuesto que nos dedicamos a comer y probar todas las propuestas. Destacamos los dumplings, una milanesa de cerdo de un puesto de comida portuguesa y unos pinchos de Pix. Encontré un Amorino y lo introduje a Diego al mundo de esos helados perfectos (demás está decir que se come helado todo el año, en toda estación).

image

{Pix}

image

{Reliquias de Portobello}

Esa noche fuimos caminando a Soho, paseamos por Mayfair y entramos a Balans soho society. Comimos muy rico, el lugar es muy extravagante, medio burlesque. Cruzamos a tomar una pinta a un boliche gay (donde me pidieron cédula y yo era la única mujer) que estuvo divertido. Terminamos tomando otra en The ship, un pub muy brit, y nos hicimos amigos de Luz y Javier, una pareja de argentinos muy simpática y en la misma que nosotros.

image

{Sí, era el nombre del lugar y casi lloro. Aparte tenía una sección de comida de Uruguay. Sign or what?}

image

{Vidrieras monísimas en Mayfair rumbo a Soho}

image

{Menú y salero en Balans Soho society}

Básicamente pasamos de mercado en mercado, el domingo al otro día de haber ido a Portobello fuimos al Old Spitafields Market, tremendo mercado. El espacio está muy bien aprovechado, es muy lindo y hay libros muy baratos. Destacados: Bushi, baklava, fudge y dumplings.  La zona, Shoreditch, es un punto muy fuerte. Era una novedad para ambos y quedé fascinada, sobre todo con las vidrieras, la estética de los locales y el arte callejero. Hay que ir, visualmente es muy interesante. También está el Brick Lane Market.

Ah, exhibit Y de que los brits son lo máximo: buscando las zonas con los grafitis más interesantes, paramos a un transeúnte que nos dio indicaciones y cuando se estaba yendo volvió corriendo para perfeccionar su respuesta O SEA, no había necesidad, muy brit.

image
image
image

{Souvenirs: fudge y especias, las compramos en Flying Tiger que es LO MÁS }

image
image

{Shoreditch}

image

{Brick Lane market}

Como éramos jóvenes viajando con un presupuesto acotado, buscábamos diferentes maneras de ahorrar para poder gastar en lo que estuviéramos de acuerdo que valía la pena (comida, cla). Sandemans ofrece un tour de la ciudad de Londres (que es mínima, en realidad todo lo demás es Westminster) pero no es gratis, entonces buscando en internet encontramos Strawberry tours que ofrece un tour gratis de esa zona de la ciudad (Torre de Londres, distrito financiero, St Paul’s, etcétera).

image
image
image
image
image
image

El guía era igual a Harry Potter (ilustración, no Daniel Radcliffe) y tenía muchísima energía e información, no paramos en las 3 horas de duración. El tour fue interesante y cubría cosas que conocíamos pero de las cuales no sabíamos tanto. Se rieron de nosotros por culpa de Viñoly.

Terminado el tour fuimos a lo verdaderamente importante: almorzar en el Borough Market. Yo nunca había estado, Diego sí. Me gustó, y eso que había algunos puestos cerrados. Probamos ostras, tenemos que darles otra oportunidad porque solas con limón no copan. Destacados: la mejor Kofta con yogurt griego ever, bowl con cordero y de todo y la salchicha alemana.

image
image
image
image
image

Desde el Borough paseamos por el Támesis hasta llegar al Tate modern. No conocíamos la reforma y nos encantó. La vista es espectacular. Algunas de las exposiciones estaban buenísimas.

image
image
image
image

Como no podía ser de otra manera, dedicamos el siguiente día a ir a otro mercado. Esta vez fuimos a Camden Town. El día estaba espléndido, nos tomamos el tube a Regent’s Park (personalmente creo que es el parque más lindo, aunque en verano con todas las flores se aprecia más) y caminamos desde ahí a Primrose Hill. Fue un descubrimiento precioso para ambos, la vista es muy linda y elegimos el día perfecto para visitar.

Exhibit Z de que los brits son lo más: pedimos indicaciones a un señor porque queríamos asegurarnos de estar bien rumbeados yendo a Camden Town, y él no solo nos dio un atajo para llegar por los canales sino que también nos aconsejó que antes de ir fuéramos a Primrose Hill (¡Bless ese plus!).

image

{Regent’s park}

image

{Primrose Hill}

image

Efectivamente llegamos desde los canales y encontré que el Mercado está mucho menos punk que hace 8 años; supongo que se fueron porque está lleno de turistas. Igual no deja de ser pintoresco y me encantó ver la variedad de discos que ofrece. Hay muchos puestos de comida también. Destacados: un bowl de fideos vietnamita (similar al pho).

image

Post Camden fuimos caminando hasta Oxford Circus y recorrimos un poco esa zona. Estábamos famélicos pero no sabíamos qué tipo de comida queríamos comer. Si en el norte de Inglaterra la prioridad era comer lo más típico y local en Londres era lo contrario, metimos algún pie con gravy pero al ser tan cosmopolita y estar tan lleno de opciones, no pudimos evitar comer mundialmente. La comida tiene eso de que te transporta un poco. Citymaps2go indicó que estábamos cerca de Yalla Yalla, cocina libanesa, que resultó ser una de las cenas más memorables.  Probamos varias cosas del menú y no podría decir cuál fue la más rica. Todo lo que tenga cordero está bien en mi book.

image

{Yalla Yalla meal}

Nos recomendaron un museo no tan conocido en la zona de Holborn, Sir John Soane. Una colección impresionante, no te dejan entrar de mochila porque podés tirar algo de todas las cosas que hay en las habitaciones. Muy interesante y admirable. Recorrimos la zona y nos dirigimos al Churchill War Rooms, museo que vale mucho la pena. El tour es impresionante, la recreación de los cuarteles de guerra es fantástica y Churchill siempre me pareció un personaje fascinante entonces me encantó.  Almorzamos en Itsu, comida rápida muy rica y fresca.

image

Para terminar el día fuimos hasta Tate Britain, que es un edificio espectacular. Justo el día que nos íbamos había una exposición de David Hockney, a pity. Paseamos por la zona  y cenamos comida italiana cerca del hotel.

Londres puede ser un poco intimidante porque hay muchísimo para ver. En cada zona hay algo para visitar o que simplemente vale la pena recorrerla. Lo que hicimos fue separar los días por zonas. Este octavo día fuimos a Albertopolis. El Victoria and Albert había sido de mis preferidos cuando visité en el 2009 (junto con la National gallery) y me volvió a fascinar. Es muy lindo y tiene algo para todos los gustos. Aunque no entramos había una muestra de cultura pop que parecía muy buena. También entramos al Museo de historia nacional. Paseamos por los jardines de Kensignton y el Royal Albert Hall y Diego probó por primera vez una galleta de Ben’s cookies (life: changed).

image

{Victoria & Albert}

Fuimos hasta el Green Park, y yo obviamente quería ir al Dover Street Market que solía ser en la zona pero se mudó. Nos tomamos la tarde para hacer la valija (odio x mil, talento que no poseo pero por suerte Die sí) y, como ya se sentía que nos quedaba poco,  decidimos cenar en un pub inglés.

El último día completo paseamos por el Hyde Park, que nos quedaba muy cerca del hotel, y fuimos caminando hasta Knightsbridge. Fuimos a Harrods a babearnos con la comida y su display. Paseamos por Belgravia Chelsea y al fin llegamos a la Saatchi Gallery, que moría por conocer, para enterarnos que reabría en una semana. Heartbreak. Superé el mal momento almorzando en Brgr & Co (lo más parecido a Rudy que comí) y rematando con Amorino.

image
image
image

{Display en Harrods}

image
image

{Amorino}

image

{Brgr & Co}

De ahí nos dirigimos al Imperial War Museum, que no conocíamos y nos encantó. Lamentablemente cerró en el medio de nuestra visita a la exposición del Holocausto que era tremenda. El tema siempre me obsesionó porque de verdad no doy crédito, y la recorrida intentaba explicar cómo se pudo llegar a ese desastre.

image
image
image
image

Nuestra última cena fue en un restaurante indio, comí un plato con cordero espectacular y nos despedimos del Victoria con una buena pint. El último día miramos al Arsenal Hall tomando una, comimos la última galleta de Ben’s cookies y almorzamos en Leon que, junto a Pret A Manger, me parece una de las mejores opciones. Es comida rápida pero sana, y deliciosa y el lugar es       d i v i n o.

image
image

{Obsesionada con las fachadas}

Estuvimos 10 días e igual nos quedó por visitar Peckham, Hoxton, Hampstead Heath, Clapham Common y también los Kew Gardens. La Saatchi Gallery y el Dover street market también, pero fue por problemas técnicos. Recomiendo encarar por zonas para tratar de abordar los lugares de interés, cada zona tiene algo interesante para ver y si ves un mapa queda cada área bastante definida y es más fácil para optar entre un paseo u otro y organizar cada día.

Esta vez no hicimos Bath pero yo tuve la oportunidad de ir hace años y es espectacular, hay que visitarlo. Lo mismo Cambridge. Para mí vale la pena entrar a la abadía de Westminster, ir a Greenwich, y también ir al teatro.

Descubrí/redescubrí que: mi obsesión por el Reino Unido es totalmente fundada, que los pubs de la cadena Nicholson’s son buenísimos, que no sé armar valijas ni leer mapas pero sé manejarme en el subte y comprar regalos. Que lo visual y el sentido estético de las cosas me importa mucho. Que viajar es la mejor manera de invertir el dinero, que no me alcanza el blog para abordar todo lo que fue la experiencia, y que eso es lo lindo de los viajes, que no se pueden transmitir ni explicar lo suficiente.

Souvenir: Hay de todo pero en Flying Tiger hay cosas buenísimas re baratas.

To eat – Londres 

Los fui comentando pero estos serían los destacados.

Leon: hay en todos lados, incluso el aeropuerto.

Yalla Yalla: cocina libanesa, variedad y calidad.

Amorino:  de los mejores helados, está en muchas ciudades.

Ben’s Cookies: muchos locales, las mejores galletas.

Old Spitafields, Brick Lane, Borough y Portobello market: lo que más disfrutamos seguro fue comer en los mercados.

Itsu: comida rápida pero saludable, como Leon y Pret. Estas son buenas opciones y siempre optábamos por comer ahí si íbamos a cenar en un lugar más caro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s