TESIS

En el año 2013 cursé mi último año de Ciencias de la comunicación (yasss) y a la vez hice mi tesis. Por algún motivo no la mostré mucho en el momento, pero acá está. Todo el proceso fue por momentos terrible, tenía muchas ideas y muchas ganas y se suponía que el proceso creativo iba a ser un disfrute, pero no. Las ganas se difuminaban en cada reunión con mi tutora. No sé cómo pero esta persona era (y creo que es, lamentablemente) tutora, y de más de un alumno, entonces al menos tuve con quién compartir las frustraciones que me generaba su ineptitud. En el fondo me da lastima porque es el claro ejemplo de alguien que está ahí dando clases y “asesorando” pero no se sabe bien cómo,  alguien que probablemente es tutora por las razones equivocadas. Igual más que nada me daba rabia que no hubiera otra persona, capaz y con sentido común, en su lugar.

Todas sus inseguridades ella me las transmitía y eso es lo que hace a una mala guía, me detuve a dudar de mi trabajo (o falta de trabajo) un mes antes de entregar porque decidió que era un buen momento para comentarme que no estaba conforme y que yo no había trabajado en todo el año. Sí, esas fueron sus palabras exactas, porque nunca me voy a olvidar que me las dijo el 18 de octubre y la entrega era el 15 de noviembre (y que me sugirió que empezara a redactar un trabajo completamente escrito y desde cero, en ese plazo). Si alguna vez te toca acompañar a alguien en un camino como su tesis o similar…ACOMPAÑALO de verdad, no lo dejes tirado para luego reprocharle lo que hizo mal o no hizo. Me acuerdo perfecto que los primeros seis meses de su taller como tutora nos mandaba leer textos y hacer fichas que incluyeran titulo de la obra, autor y breve resumen (¿cuando fueron de utilidad? Never in the life). Seis meses en los cuales no hicimos nada básicamente, porque ella realmente era incapaz de llevar adelante este tipo de desafío sola, y no hay nada de malo en eso eh, solo hay que reconocer cuando no se puede y pedir ayuda.

Como siempre estuve obsesionada con el tema del autoconocimiento, no es sorprendente que me haya anotado a ese taller, en el marco del autorretrato y lo autorreferencial podías generar el contenido en la plataforma que quisieras, eso me resultaba muy atractivo también. Aproveché esa libertad para separarme de la tesis académica convencional de un trabajo escrito extenso, con una única imagen en la carátula. Decidí que iba a ir por el lado de la fotografía pero me costaba enmarcarlo, obviamente que hay una parte escrita respaldando el proceso y la investigación detrás, pero el producto es la foto. Como siempre quise hacer un scrapbook pensé que era mi oportunidad para hacerlo pero más pro.

Toda la parte del proceso que implicó sacar fotos y probar la disfruté mucho. Mi trabajo es un fotolibro que compara los álbumes familiares de la cámara de rollo con la fotografía actual, más precisamente la lomografía que tiene características de la foto de hoy pero las cámaras son de rollo. Está dividido en tres categorías: Detalle y panorama, que refiere al encuadre; Ocasión especial, que compara cómo la foto antes era para situaciones solemnes o dignas de ser recordadas y no en cada oportunidad, y por último la Pose, que compara cómo nos mostrábamos antes y la diversidad de poses de ahora.

Parte del proceso lo disfruté, sobre todo cuando tenía el control creativo. Supongo que en la experiencia hubo mucha información acerca de mí y cómo me gusta trabajar, pero eso lo descubrí más adelante.

Quien era entonces el coordinador de la carrera (lo máximo) intervino, estuvo presente en todas las reuniones actuando como intermediario para que no hubiera malentendidos entre nosotras. Por supuesto que ella se mandó de sus burradas (como sugerir que no hubiera conclusión…la parte más importante de la tesis) pero se hacía la docente comprometida adelante de él (que me generaba un asco tremendo, porque ¡qué cosa asquerosa los personajes! pero ese es un tema gigante para otro post). En fin, pude terminar la tesis como un fotolibro y me encantó, estoy contenta con el resultado pero creo que al recibirme lo que más disfrute fue no tener que verle la cara a ella nunca más…y eso no estuvo bueno.

He aquí una parte:

fotografia fotolibro analogicacumpleaños fotogradiasfotografia infanciafotografia noviasfotografia ocasiones especialesfotografiafotolibrofotolibro comparando lomografia analogicafotolibro fotografiapose en fotografiasfotofoto analogica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s